«Dinner» no significa «cena» en inglés

Sí, yo también había vivido toda mi vida engañada hasta que una encantadora familia inglesa de Waterlooville me invitó una mañana de domingo a cenar a su casa… a la 1 de la tarde.

«Dinner» es una palabra adoptada por el inglés a finales del siglo XIV proveniente del vocablo del francés antiguo «disner» del siglo XI que originalmente significaba «desayuno» y, más tarde, «almuerzo». Esta a su vez proviene del verbo «dine» que originalmente significaba «tomar la comida más importante del día», y que a su vez deriva del latín vulgar «disjejunare», formado por el prefijo «dis-» («des-» en español, que como sabéis tiene sentido de negación o de contrariedad) y «–jejunare», que proviene del sustantivo «–iejunus», que significa «ayuno o hambre», por lo que «dinner» significaría algo  así como «deshacer el ayuno», refiriéndose al ayuno mantenido durante las horas de sueño nocturno (si os dais cuenta, este significado se ha mantenido en la images (8)palabra española «desayuno» y en la inglesa «breakfast».

«Dinner», definida por el diccionario Oxford como «The main meal of the day, taken either around midday or in the evening», no significa «la última comida del día» (algo que en español conocemos como «cena»), sino «la comida más importante del día, la cual se puede tomar o bien al mediodía o bien a la noche», algo que ha variado a lo largo de la historia.

La cuestión es, ¿a qué hora se tomaba la «dinner» en sus orígenes y qué ha pasado para que mudara de horario? Esto, aunque parezca extraño en un principio, ha ido ligado al desarrollo de la tecnología… y a la evolución de las clases sociales como consecuente.

Durante la Edad Media, la nobleza solía tomar la «dinner» sobre las doce o una del mediodía, la cual consistía en un copioso banquete que los sirvientes debían empezar a preparar a las diez u once. La clase medio-alta, sin embargo, al tratarse mayoritariamente de hombres de negocios o mercaderes, debían esperar hasta que los clientes se marcharan a sus casas a tomar sus respectivas «dinner» para regresar igualmente al hogar, comer rápidamente y volver a trabajar a sus tiendas y oficinas, por lo que solían comer a la una o dos. En cambio, los campesinos, que empezaban su jornada laboral alrededor de las seis o siete, hacían su descanso para comer sobre las doce.campesinos-medievales

Esta costumbre de comer tan temprano tiene su lógica. Los trabajadores (sobre todo los campesinos) debían aprovechar al máximo las horas de luz para disponer de visibilidad a la hora de realizar sus tareas, por lo que madrugaban mucho y hacían este descanso alrededor de las doce para tomar una comida consistente y así resistir a la jornada laboral hasta que se acostaban poco después de que se pusiera el sol, tomando antes de irse a la cama un pequeño aperitivo llamado «supper» que consistía normalmente en las sobras frías de la «dinner». Solo los nobles, con dinero suficiente para disponer de velas y lámparas de aceite, podía permitirse retrasar la hora de la «supper», al igual que algunos mercaderes que, debiendo cerrar muy tarde las tiendas, no tenían otra alternativa que consumir velas o encender la chimenea, aunque no obstante trataban de acostarse lo más temprano posible para ahorrar en gastos y madrugar a la mañana siguiente.

Sin embargo, este horario comenzaría a variar a partir del siglo XVII. A consecuencia del colonialismo, el capitalismo y la revolución industrial, la sociedad feudal comenzó a desintegrarse. La nobleza perdió sus privilegios a medida qlondon_of_the_victorian_eraue la clase medio-alta ascendía socialmente ocupando puestos de cada vez mayor importancia (abogados, médicos, políticos, etc.), así como la medio-
baja
(negociantes, pequeños empresarios, etc.). Además de que toda clase de productos comenzaban a ser más asequibles, al disponer de un mayor poder adquisitivo, los ciudadanos empezaron a permitirse el lujo de comprar velas y lámparas. Con este avance, durante la primera mitad del siglo XVIII comenzó a retrasarse la hora de la «dinner» hacia las cuatro o cinco. Además, la luz artificial comenzó a invadir las ciudades, así como toda clase de entretenimientos como teatros, óperas y fiestas.

La clase alta, que se acostaba tarde tras fatigosas noches de ocio, se levantaba sobre las nueve o diez para desayunar, con lo que retrasó la hora de la «dinner» aún más hasta las cinco o seis. A principios del siglo XIX, la «dinner» prosiguió demorándose hasta las seis o siete.

Es en este me465c226a4f24e2179a823d252e8e010omento donde empieza a afianzarse un hábito que comenzaba a surgir durante el siglo XVIII: el «luncheon». Este consistía en un pequeño aperitivo (normalmente compuesto de sándwiches y dulces) que las mujeres de la clase alta tomaban alrededor del mediodía, cansadas y hambrientas de tener que esperar a que sus maridos llegaran a casa para tomar la «dinner». Hacia 1810,  el «luncheon» se había sumado al horario inglés (al menos al de las mujeres) alrededor de las doce o una.

Poco a poco, esta costumbre se iría convirtiendo en lo que hoy en día conocemos como «lunch». Con el desarrollo de la industria y del transporte, los obreros debían desplazarse a otras ciudades para trabajar, con lo que no tenían más remedio que llevarse algo de comer ligero al trabajo que pudieran llevar consigo (normalmente un sándwich), con lo que no tomarevolucion_industrial1ban la «dinner» hasta que volvían a casa por la noche. Sin embargo, los domingos, al poder descansar de la jornada laboral, seguían respetando la hora de la «dinner» al mediodía (normalmente después del servicio religioso).

Hacia 1840, la hora de la «dinner» para los más adinerados se había retrasado hacia las ocho o nueve de la noche para dar tiempo a sus fatigosas tardes de ocio. La clase media y baja adoptaron esta costumbre en cuanto su economía les permitió adaptarse debido al tema de los costes en iluminación ya mencionados.

Sin embargo, no se acaba aquí la evolución de las comidas en el mundo inglés; aún falta por entrar una importante protagonista en las costumbres británicas: la hora del té.tea-1

Esta no es si no otra solución en el estilo del «luncheon» a la larga espera entre la «lunch» y la «dinner» que se había acrecentado al retrasar tanto esta última. Hacia las cuatro o cinco de la tarde, los estómagos de la ociosa clase alta empezaban a rugir (y también los de la clase obrera que debía esperar hasta las tantas para regresar al hogar), con lo que adoptaron la costumbre de matar el gusanillo bebiendo té al tiempo que comían dulces o sándwiches.

Es así como el horario inglés actual ha quedado distribuido de la siguiente manera: alrededor de las siete u ocho se desayuna (al menos la gente que tiene que ir al trabajo o la escuela temprano). Alrededor de las once, se suele hacer un breve descanso
denominadofull-english-breakfast035 «elevenses»
para tomar un café o un té (a veces junto a un pequeño snack). Entre las doce y las dos se toma la «lunch» (normalmente en el trabajo, universidad, escuela, etc.), la cual consiste normalmente en un sándwich, una pieza de fruta y algún aperitivo más como patatas fritas (normalmente venden los menús ya preparados en los supermercados o en las cantinas) o cualquier otra comida ligera. A media tarde, se puede hacer otro breve descanso para tomar un té o un café (pero no os penséis que es algo primordial y ceremoniosos para los ingleses como indican los estereotipos). Entre las seis y las nueve, se toma la «dinner», que suele ser una comida más coimages (7)nsistente y, más avanzada la noche, se puede tomar un pequeño aperitivo que compone la «supper». Además, sobre todo los fines de semana en los que la gente se levanta tarde, hay que tener en cuenta que puede aparecer el «brunch», una especie de desayuno tardío que constituye una mezcla de «breakfast» y «lunch». Así mismo, no nos podemos olvidar de que igualmente en fin de semana (sobre todo los domingos), los ingleses suelen respetar su antigua costumbre de tomar la «dinner» hacia la una o dos, normalmente en familia.

183-sundayroast-shutterstock.com.jpgComo podéis ver, la palabra «dinner» no significa «cena», sino «la comida más importante del día», la cual en los orígenes de la historia inglesa se tomaba al mediodía pero que, debido al desarrollo económico y tecnológico de la sociedad, ha ido deslizándose a lo largo del día hasta acomodarse al horario nocturno, alterando en su recorrido las costumbres alimentarias de todo Reino Unido.

 

¡Espero que os haya parecido interesante! Un saludo y nos vemos por La pluma de Rosetta 😉

 

Referencias

http://www.etymonline.com/index.php?term=dinner

http://www.educationuk.org/global/articles/guide-to-uk-meals/

http://www.history-magazine.com/dinner2.html

http://english.stackexchange.com/questions/22446/lunch-vs-dinner-vs-supper-times-and-meanings

Anuncios

15 thoughts on “«Dinner» no significa «cena» en inglés

  1. En el norte no tenemos dinner pero tea. Cosas de la industrialización. Vivo en Yorkshire y dinner solo lo tienen los de “fuera”. Tea aquí es como el dinner a efectos prácticos.

    Me gusta

  2. Muy interesante! En especial para aquellos, que como yo, nos dedicamos al aprendizaje continuo y constante de los idiomas, al igual que su aplicación práctica como herramienta de trabajo.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  3. Interesante repaso sociolingüístico, enhorabuena!
    En la descripción de la etimología de “dinner” habría encajado bien añadir el mismo término de origen germánico “break fast” o “romper el ayuno”.

    Me gusta

  4. Siempre me había llamado la atención que en inglés se llamase “dinner” a la cena y que sin embargo en valenciano “dinar” fuese la comida de mediodia.

    Ahora le encuentro mucho más sentido al parecido entre estas dos palabras.

    Muchas gracias!

    Me gusta

  5. ¡Gracias por la explicación! Magnífica lección de historia. Por si sirve de pista, en catalán a la comida de mediodía se le llama “dinar” y a la de la noche, “sopar”.

    Le gusta a 1 persona

  6. Siempre resulta interesante descubrir la historia detrás de las palabras y tú la has expuesto de forma muy amena. Para los que no son tan fanáticos de la historia, debo decir que saber este tipo de cosas ayuda mucho a apropiarse de la lengua, así es que vale a pena enterarse de ellas. Me permito, además, compartirles un artículo (escrito por mí) dedicado a explorar parte del imaginario culinario y a ver cómo conocerlo permite tener mejor dominio de la lengua. https://evocarpalabras.wordpress.com/2016/08/02/the-muffin-man-o-lo-que-hay-detras-cuando-hablamos-de-comidas/

    Le gusta a 1 persona

  7. En francés petit déjeuner (es desayuno), déjeuner (almuerzo) y dinner (cena); así lo estudié en la escuela. Cuando pasaron los años y llegué a Montreal, provincia de Quebec, no entendía muy bien por qué decían, déjeuner para el desayuno, dîner para el almuerzo y souper para la cena. Ahora comprendo perfectamente y le veo la lógica. Gracias por tan nstructivo e interesante artículo.

    Me gusta

  8. ¡Hola! Vengo del Campus Virtual y me ha sorprendido encontrarme con este artículo tan interesante y útil que leí hace tiempo cuando un par de conocidos lo compartieron en Twitter. ¡Qué curioso! Y el resto del blog también está genial. Desde hoy tienes una seguidora más ^^
    ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s