Kung Fury: acción disparatada entre batallas de kung-fu

Para comenzar esta reseña, he de decir que comencé a ver Kung Fury sin tener ni kung-fury
idea de lo que trataba. Durante una madrugada de conversaciones y cine con los amigos,  tras ver la decepcionante Las vacaciones de Jesús y Buda (la cual he reseñado anteriormente), los supervivientes al sueño nos dispusimos a buscar una película que postergara aún más el momento de marcharnos a la cama. Así fue como a las cuatro y media de la mañana nos decidíamos a ver Kung Fury con el criterio de que era corta (tan sólo dura 31 minutos), su argumento giraba en torno al kung-fu, por lo que al menos prometía tener acción, y había ganado mucha popularidad en las redes sociales recientemente (lo que mi ignorancia atañía a que se trataba de alguna obra clásica del kung-fu que había cumplido su aniversario).

Es así como antes mis ojos emergieron los luminosos rascacielos del Miami de 1985, construyendo un desaliñado y retro escenario donde, de pronto, surge toda una disparatada serie de situaciones absurdas: unas máquinas recreativas se transforman en robots que atacan la ciudad y un atípico policía, saltando por la azotea de su bloque de pisos, se lanza al interior del coche que lo espera a nivel de calle, dirigiéndose con presteza a poner orden al asunto.  Tras ello, podemos averiguar algunos datos sobre el pasado de este heroico personaje que, durante un momento de inconsciencia al ser electrocutado por un rayo mientras pelea contra un criminal experto del kung-fu, adquiere una habilidad especial para dominar este arte marcial… por lo que adopta el nombre de Kung Fury y decide enfrentarse al Mal de una manera más efectiva, siendo su principal misión viajar en el tiempo a la Alemania de la Segunda Guerra Mundial para enfrentarse al temible Hitler, más conocido como Kung Führer.

 hqdefault

            Kung Fury es una película mala… tan mala que es brillante.

Los personajes esgrimen una solemnidad ridícula (para empezar el protagonista); los acontecimientos y diálogos no tienen ni ton ni son. Nada en absoluto durante los 30 minutos de película puede catalogarse como normal, desde las imposibles peleas que parecen sacadas de Street Fighter hasta los personajes que aparecen. La música, los escenarios y la fotografía están escogidos para dar la sensación de que se trata de una película grabada durante la época. La obra en su conjunto parece sacada de un cómic o un videojuego antiguo. El humor absurdo no abandona en ningún momento la trama, así como la acción. Kung Fury es desde el principio hasta el final frenética y divertida.safe_image

Seguramente estéis más informados que yo y ya sepáis desde hace mucho tiempo que esta película ha sido creada por el director sueco David Sandberg durante este mismo año. En un principio, Sandberg contaba con tan solo cinco mil dólares para sacar adelante su obra, por lo que enseguida se vio obligado a buscar financiación crowdfunding en la comunidad  de Kickstarter. En muy poco tiempo, había conseguido recaudar los más de seiscientos mil dólares que lo ayudarían a finalizar este proyecto.

En mi opinión, Sandberg ha creado una obra completamente original (en el sentido de que ha querido imitar la calidad de los largometrajes de hace treinta años) y divertida. De todas maneras, he de advertir que Kung Fury no puede resultar apropiada para todos los gustos. Como ya he mencionado, las situaciones y diálogos son completamente absurdos, por lo que puede que no congenie con el humor de todos los espectadores. Quien se disponga a ver Kung Fury debe de tener claro que no vkung-fury-the-craziest-kung-fu-movie-ever-made-is-online-to-watch-now1a a descubrir ninguna historia seria y, mucho menos, con un argumento lógico y trascendental. Sin embargo, encontrará un disparatado homenaje al Kung-fu y el cine policíaco ambientado en un retro escenario que lo mantendrá enganchado a la pantalla durante los desternillantes treinta minutos de la película.

Kung Fury se encuentra disponible en Youtube y, puesto que es tan breve, no supondrá ningún desperdicio de tiempo para todo aquel curioso que desee conocer esta pequeña excentricidad del cine contemporáneo.

Un saludo y espero haberos animado  a ver esta película 😉

Anuncios

One thought on “Kung Fury: acción disparatada entre batallas de kung-fu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s